Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

La ciudad de los cuidados. Izaskun Chinchilla. Catarata. 2020

OMAU - Málaga

Cultura


La ciudad de los cuidados. Izaskun Chinchilla. Catarata. 2020

Una manera diferente de ver la ciudad, alejada de las tensiones y el estrés diario, de los atascos interminables de tráfico, de la contaminación y el ruido. Chinchilla se esfuerza es recuperar la idea de que una imagen más amable de la ciudad es no solo posible, sino necesaria. Amplias zonas de bajas emisiones con el tráfico vedado a los automóviles cuyo espacio es transformado en zonas arboladas que nos facilitan sombra en los calurosos días de verano. La recuperación de las calles y plazas como lugares de encuentro y sociabilidad. El impulso del diseño cuidadoso del espacio público, como el que realizo para el ensanche Vallecas. Sin embargo señala que el concepto de ciudad verde, trasladado por ejemplo a la ciudad jardín británica, no equivale a ciudad sostenible si su baja densidad la hace dependiente del transporte privado. Manhattan en el centro de Nueva York es uno de los lugares más eficientes desde el punto de vista del transporte público y del consumo energético, pero sin embargo sus altos edificios y la imagen de ciudad hormigonada le da una imagen de sostenibilidad menor que otras ciudades difusas con viviendas unifamiliares rodeadas de jardines privados que en realidad son mucho más contaminantes y consumidoras de energía. En una curiosa propuesta que gano el premio EUROPAN de 2003 propone la ciudad bosque, densa con transporte público, que combina una densidad mínima de 60 viviendas por hectárea (quizá demasiado baja todavía) con una ocupación máxima del 30% de una hectárea, dejando el resto a partes iguales aproximadamente a una zona de bosque denso y a otra de ciudad. Izaskun Chinchilla se suma a la actual corriente del urbanismo que cuestiona la arquitectura hostil y las plazas duras personificadas en el modelo Barcelona alabado en su momento como epicentro de las Olimpiadas de 1992, pero seriamente cuestionado hoy en día por su falta de sensibilidad con el medio ambiente o las cuestiones de género por ejemplo. Lo curioso es que muchas ciudades siguen emulando el modelo Barcelona cuya caducidad fue relativamente rápida. Ciertamente los modelos urbanos y sociales evolucionan de forma vertiginosa y cambiante.

Literatura