Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

El fantasma del mercado inmobiliario

OMAU - Málaga
Noticias

Gráfica Stock de viviendas de obra nueva sin vender. El País

El fantasma del mercado inmobiliario

El estallido de la burbuja inmobiliaria y los excesos urbanísticos que la acompañaron han dejado huellas difíciles de borrar. Promociones de viviendas sin terminar, porque no había dinero para ello ni expectativas de venderlas. Bloques de pisos casi vacíos, que no se venden ni con rebajas de precios impensables hace años. Y, a su alrededor, la desolación que produce pasear por esas calles solitarias en las que la mala yerba crece entre farolas, papeleras y parques infantiles nuevos, sin estrenar, que nadie disfruta, porque nadie (o apenas nadie) vive allí. Las urbanizaciones fantasma se extienden en todo el mapa, a la espera de que alguien decida si regresan las grúas, esta vez para derribarlas. Los analistas señalan, no obstante, que antes el mercado deberá absorber un mayor volumen de stock. Los últimos informes indicaban que la cantidad de pisos sin vender ascendía a entre 676.038 viviendas (Ministerio de Fomento con cálculos de diciembre de 2011) y 811.000 (CatalunyaCaixa en junio de 2012)...

Más de 600.000 pisos nuevos sin vender. L.Pellicer y C. Galindo. 24 nov 2013. El País. Leer más

 

Primitivo es el conserje de una urbanización casi fantasmal. Vigila seis bloques de viviendas nuevas (apenas tres años de antigüedad) levantada en una zona de expansión de Castellón y que nació pegada al único centro comercial de la ciudad. En la actualidad no viven ni 30 personas. La obra comenzó casi al mismo tiempo en que la burbuja inmobiliaria se deshinchaba. El entonces alcalde y ahora presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, acudió a poner la primera piedra en abril de 2007 en la zona conocida como Boera Park, donde se proyectaron 700 viviendas de alta gama. Hoy es una de las estampas que más ejemplifica la fiebre urbanística de la provincia. “De los seis bloques solo hay en venta dos y hay 26 vecinos para 264 pisos”, explica Primitivo. Él lleva trabajando en la urbanización desde 2011. “Al principio tenía que hablar solo o con las farolas”, bromea...

Castellón, una costa en venta. Lorena Ortega. 24 nov 2013. El País. Leer más

 

Las urbanizaciones sin habitar y de aspecto fantasmal, símbolo incómodo del furor inmobiliario y de la época de bonanza, se concentran en la Costa del Sol en la franja más occidental del litoral malagueño. El tránsito por la autopista de peaje que conduce hasta el límite con la provincia de Cádiz se convierte en un espectáculo de estructuras y edificios sin rematar salpicados por Estepona, Manilva o Casares, en pendientes imposibles que invitan a pensar cómo fue posible sufrir semejante fiebre por el ladrillo. Son complejos de viviendas pillados por la falta de dinero y la quiebra de sus promotoras o paralizados por orden judicial. Macroproyectos de centenares de casas, reducidas luego a decenas, que ahora agonizan y solo muestran persianas echadas. Algunas ni eso. El stock de viviendas nuevas se eleva en Andalucía a 160.446 unidades, de las que 38.862 están en Málaga, según las últimas estimaciones de Unicaja...

Esqueletos con vistas al mar. Esperanza Codina. 29 nov 2013. El País. Leer más