Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Take the money and run

OMAU - Málaga

Noticias

Bob Diamond

Take the money and run

Cerca de 23.000 millones de euros precisa el rescate de Bankia por el Estado. Con unos activos de 320.000 millones (Bankia más su matriz BFA) acumula 100 kilómetros cuadrados de suelo improductivo, 45.000 viviendas que no consigue vender y otros 15.000 locales y garajes que completan su enorme patrimonio inmobiliario. En 2011 contabilizó 3.318 millones de pérdidas. Estos penosos resultados nunca tuvieron reflejo en los sueldos percibidos por los 33 exconsejeros de Bankia-BFA, ahora imputados. A la cabeza se encontraba su presidente, Rodrigo Rato, con más de 2,4 millones anuales; tras él, José Luis Olivas, vicepresidente, con más 1,7 millones.

El caso de novacaixagalicia le sigue los pasos a Bankia en lo que a escándalo financiero se refiere. Alrededor de 3.665 millones de euros inyectó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria a la caja resultante de la unión de Caixa Galicia y Caixanova, ahora nacionalizada. No obstante, el Banco de España calcula que necesitará al menos 4.500 millones. A pesar de esto, cinco de sus ya exdirectivos, decidieron, al parecer, mejorar sus contratos a espaldas del consejo de administración, en previsión de su inminente salida.

Por lo que respecta a la Caja de Castilla La Mancha, el coste total de su caída alcanzó los 1.300 millones de euros en capital más otros 2.475 millones en garantías. Fue el primer aviso que nadie quiso oír.

El Banco de Valencia, que corre el riesgo incluso de desaparecer, recibió 1.000 millones de euros y una  línea de crédito de otros 2000 millones. Mientras que CatalunyaCaixa recibió 2.968 millones de euros en aportaciones del Estado. El año pasado su actual presidente, Adolf Todó, tal y como recoge el diario SUR en su edición del domingo 8 de julio de 2012, cobró 1,55 millones y tenía derecho a una pensión de 3,46 millones.

Cuando estalló esta crisis financiera muchos empezaron a predecir el fin de la City de Londres, con las grandes economías en recesión y la banca británica especialmente afectada. No obstante, para sorpresa de muchos, la City apenas tardó un par de años en recuperar el pulso. La economía británica ha pasado casi de puntillas por esta grave crisis económica y eso a pesar de no haber hecho bien los deberes: sus bancos son los que más fondos públicos han necesitado y sus cuentas públicas están entre las peores de Europa. No obstante esta aparente tranquilidad acaba de truncarse en un solo golpe: ha bastado, tal y como denuncia el periódico El País en su edición del 8 de julio de 2012, que los reguladores británicos y de EEUU impusieran a Barclays sanciones por 360 millones de euros por manipular durante años el índice de los préstamos interbancarios (el líbor y el euríbor).

Muy esclarecedor resulta el reportaje publicado el pasado domingo 8 de julio en El Mundo bajo el título de La estafa planetaria del Libor, dónde se afirma sin tapujos que el libor, el tipo de interés de referencia en el mundo,  lleva siendo falsificado por los bancos que lo elaboran, al menos desde 2005. De ese índice dependen, según Wall Street Journal, los intereses de contratos, créditos, depósitos y productos financieros por razón de 700 billones de euros, entre ellos, ocho billones de euros en hipotecas, creditos al consumo y planes de financiación de automóviles.

A la City se le suben los colores. El País. 8 de julio de 2012.

 

Etiquetas