Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

PRECARIEDAD ECONOMICA Y SOCIAL DE LA JUVENTUD

OMAU - Málaga
Noticias

PRECARIEDAD ECONOMICA Y SOCIAL DE LA JUVENTUD

El informe del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España correspondiente al primer semestre de 2022 muestra un panorama alarmante en la situación socioeconómica de las personas jóvenes, cuyo horizonte desde la recesión de 2008 ha ido empeorando, pandemia incluida, y ahora con la situación inflacionista.

La capacidad adquisitiva en 2022 es un 22,65% menor que en 2008, a lo que la elevada infracción continúa ampliando la brecha de lo que fue el estado del bienestar. Su salario medio era en junio de 2022 de 12.640 euros.

La tasa de emancipación juvenil es del 15,90%, por debajo de los niveles de 2019 previos a la pandemia y muy alejados de la media europea del 32,1%. Las razones de la dificultad de emanciparse residen además de los bajos niveles salariales y de la alta tasa de desempleo en la quimera de poder acceder a una vivienda.

La vivienda en alquiler supone para una persona joven en solitario desprenderse del 85,10% de su sueldo neto medio, lo que contribuye al aumento de las situaciones donde se comparte vivienda, habitualmente con personas desconocidas. Aún así, el esfuerzo económico por pagar una habitación supone el 26,8% de su salario, rozando el límite aconsejado por el banco de España (30%) y dificultando enormente su capacidad de ahorro.

La vivienda del mercado de compraventa es prácticamente inaccesible para la juventud, no solo por el acelerado aumento de los precios, sino por el nivel a que han llegado los costes hipotecarios y la dificultad para aportar la entrada a una vivienda.

La tasa de desempleo de los jóvenes es del 20,50%, habiéndose notado una cierta mejoría a través de la reforma laboral, aunque la tasa de actividad es de solo el 54,30% en lugar del 67,10% de 2008. El nivel de formación es muy importante en relación al desempleo, ya que los jóvenes que han finalizado estudios superiores tienen una tasa de paro del 11,80%, frente a los que no han terminado sus estudios primarios (34,80%).

Informe completo en la web del Consejo de la Juventud.