Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Convenio europeo del paisaje

OMAU - Málaga
Noticias

Convenio europeo del paisaje

(Florencia, 20.10.2000)

El Convenio Europeo del Paisaje fue promovido por el Consejo de Europa y se firmó el 20 de octubre de 2000 en Florencia (Italia), entrando en vigor el 1 de marzo de 2004.

España lo ratificó el 26 de noviembre de 2007 y ha entrado en vigor el 1 de marzo de 2008.

El objetivo general del Consejo es alcanzar una unión más estrecha entre los miembros con el fin de salvaguardar y promover los ideales y principios, que son su patrimonio común, mediante la celebración de acuerdos económicos y sociales.

Con este Convenio se pretende conseguir un desarrollo sostenible basado en un equilibrio entre sociedad, economía y medio ambiente. Para ello se tienen en cuenta una diversidad de textos jurídicos existentes a nivel internacional en materia de protección y gestión del patrimonio natural y cultural, de ordenación del territorio y de cooperación.

El Convenio reconoce que al paisaje como un componente fundamental del patrimonio natural y cultural europeo, que contribuye a la formación de culturas locales y al bienestar de los seres humanos así como a la consolidación de la identidad europea.

Entre las Disposiciones Generales destacan las definiciones, en las que se hace un esfuerzo de síntesis y concreción, armonizando conceptos básicos como “paisaje” “política en materia de paisajes” “objetivos de calidad paisajística” “protección de paisajes”, “gestión de los paisajes” y “ordenación paisajística”.

Su ámbito de aplicación abarca áreas naturales, rurales, urbanas y periurbanas, zonas marítimas, terrestres y de aguas continentales. Se refiere a paisajes de consideraciones excepcionales así como a paisajes cotidianos o degradados.

El Convenio define como objetivo principal promover la protección, gestión y ordenación de los paisajes así como organizar la cooperación europea en ese campo.

Las Partes que apliquen el Convenio tomarán dos tipos de Medidas nacionales:

Medidas generales:

Reconocer jurídicamente los paisajes como elemento fundamental humano, expresión de su diversidad y patrimonio cultural y natural;

  • Definir y aplicar políticas destinadas a la protección, gestión y ordenación del paisaje;
  • Establecer procedimientos para la participación pública;
  • Integrar el paisaje en las políticas que puedan tener un impacto directo o indirecto sobre el territorio.

Medidas específicas:

Sensibilización de la sociedad, organizaciones privadas y autoridades públicas; Promoción de la formación y educación tanto escolar como universitaria;

  • Cada parte se compromete a la identificación y calificación de sus:

    1. Paisajes en todo el territorio;
    2. Características y las fuerzas y presiones que lo transforman;
    3. Transformaciones y seguimiento de las mismas;
    4. Paisajes, a través del intercambio de experiencia y metodología a nivel europeo.
  • Definición de los objetivos de calidad el paisaje. Mediante consulta previa Cada parte se compromete a definir los objetivos de calidad.
  • Establecer instrumentos de intervención destinados a gestión, protección u ordenación del paisaje.

Cooperación europea

Las partes se comprometen a cooperar para reforzar la efectividad de las medidas adoptadas.

  • Prestarse asistencia científica y técnica;
  • Promover el intercambio de especialistas en materia de paisajes;
  • Intercambio de información respecto a Convenios.

Las Partes se comprometen a favorecer la cooperación transfronteriza a nivel local y regional mediante la elaboración de programas comunes. Seguimiento y aplicación del convenio. El comité de Ministros del Consejo de Europa designará un Comité de expertos que será responsable del seguimiento de la aplicación del Convenio y proporcionarán los criterios para la concesión y el reglamento de un Premio del Paisaje del Consejo de Europa.

Este premio es una distinción por la adopción de medidas de eficacia duradera que sirvan como ejemplo. Podrá otorgarse a autoridades locales, regionales o agrupaciones así como a ONGs. Tiene la finalidad de animar a los participantes y premiados a proponer fórmulas para garantizar una protección, gestión y/u ordenación sostenible de los paisajes.