Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Desigualdad, Pobreza y Exclusión Social

OMAU - Málaga

Noticias

Población afectada por cada una de las dimensiones de la exclusión social para el total de la población. Fuente: EINFOESSA

Desigualdad, Pobreza y Exclusión Social

Desde el inicio de la crisis se ha duplicado el número de milmillonarios. En España, las 20 personas más ricas poseen tanto como el 30% más pobre (14 millones de personas). Datos tan crudos como éstos han sido publicados en el informe de Oxfam: IGUALES: Acabemos con la desigualdad extrema. En él se desvela que la crisis es cosa de pobres, ya que desde 2008, el número de milmillonarios a nivel mundial se ha duplicado, alcanzando la desigualdad niveles extremos que impiden un crecimiento. Se defiende que esta desigualdad viene causada principalmente por el fundamentalismo del mercado y el secuestro democrático por parte de las élites, entrando en una retroalimentación que agrava la fractura de la desigualdad de forma potencial.

España no se queda atrás en los datos, presentando en la escala más alta, que el 10% de los más ricos de España tiene tanta riqueza como el resto de los ciudadanos (42 millones de individuos). Datos como éste llevan a España a ocupar el segundo lugar de la lista de los países más desiguales de toda la Unión Europea.

El director general de Oxfam Intermon asevera que “no basta con esperar a que la economía repunte, sino que son necesarias políticas más redistributivas que apuesten por reducir la desigualdad… justo en dirección contraria a las iniciativas actuales del Gobierno Español”.

Más de 11.746.000 de personas  se encuentran en situación de exclusión en nuestro país, 5.000.000 en exclusión severa.

Se trata de uno de los datos presentados  en el VII INFORME SOBRE EXCLUSIÓN Y DESARROLLO SOCIAL EN ESPAÑA, publicado por la Fundación FOESSA.

Las grietas de la cohesión social son ahora más anchas en España, que ya partía de niveles muy altos de desigualdad antes de la crisis. la fractura social se ha ensanchado un 45% en este periodo. Además, cada vez se acumulan más tipos de problemas en los hogares afectados por la exclusión social, más allá de su capacidad económica.

El empleo, la vivienda y la salud son los ámbitos que más han aportado a éste aumento de la fractura social. Los colectivos juveniles, con estudios inferiores a la ESO y los inmigrantes aparecen entre los más afectados.

En éste último informe se pone sobre la mesa la necesidad de construcción de un nuevo modelo social, para evitar el progresivo aumento de diferencias de la población en términos de desigualdad, pobreza y exclusión social.

La reducción de las mismas no se producirá solo por el empleo y la erosionada capacidad de la protección social. El fortalecimiento de los valores cívicos a través de una mayor implicación de la ciudadanía y del reforzamiento de la sociedad comunitaria constituye uno de los pilares básicos de esa construcción.

Indicaciones similares ya aparecían en el anterior informe FOESSA publicado en 2008, donde se afirmaba que un modelo social basado en el crecimiento económico no reduce la desigualdad en época de bonanzas y por el contrario, hace que aumente en periodos recesivos, pudiendo alcanzar niveles de pobreza irreversibles a corto plazo.

Las políticas de inclusión social de la Unión Europea han demostrado su debilidad estructural y su subordinación a las políticas de austeridad, con lo cual su eficacia ha sido limitada y abren un campo de incertidumbre sobre su futuro.

El informe propone una revisión colectiva autocrítica, y propone la participación y construcción conjunta de un nuevo modelo social.