Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Pulso de España 2014 (I, II y III)

OMAU - Málaga

Noticias

Gráfico Pulso de España 2014. El País

Pulso de España 2014 (I, II y III)

José Juan Toharia, presidente de Demoscopia ha ido presentando en las últimas semanas los datos de una compleja encuesta a toda la población española que muestra claramente su alejamiento de las principales instituciones del Estado, desde la monarquía, la adjudicatura, la banca, y en las últimas posiciones los políticos y los partidos políticos. Una lectura atenta de tan excelente fuente de información, que se puede complementar con la que el domingo 31 publica EL MUNDO, no sólo sobre intención de voto, si no sobre la opinión de los españoles sobre cuestiones de actualidad, revelan que porcentajes del 80% incluso más de los encuestados tiene una razonable opinión sobre muchas cuestiones, justo el polo opuesto de las tendencias políticas convencionales que conocemos desde la transición.

El descalabro de UCD, no fue fruto de un día, la agrupación de intereses formada para un momento no tenía ya sentido. Sin embargo, diferente es la situación de caída al abismo de partidos tradicionales de izquierda, que por primera vez en muchos años van a remolque de ideas que en el pasado hicieron suyas y fueron su referencia historica, y cuyo abandono finalmente les esta pasando una factura quizá irreversible.

Las encuestas de EL PAIS y EL MUNDO señalan la coincidencia en la necesidad de cambiar profundamente el marco de relaciones sociales, lo que en la Agenda 21 que ahora revisamos se llama GOBERNANZA.

Con las débiles propuestas de cambiar el modelo electoral a nivel municipal, podemos olvidar que un sistema electoral es el reflejo y la referencia de la representación democrática. Y si no refleja de manera proporcional esa correlación difícilmente será representativo y por tanto democrático. El actual sistema adolece de muchos defectos, dos principalmente, la dignación de diputados por provincia, que sobrerepresenta a las menos pobladas y subrepresenta  a las de mayor población (en las elecciones generales y autonómicas), y la ley D'hont que favorece a los partidos mayoritarios con una distribución corregida de los restos que se van produciendo en las asignaciones de diputados o concejales.

Este sistema es considerado en las encuestas que no representa a la población, ya que nadie conoce a su diputado, problema que es menor a nivel municipal ya que sí existen concejales de distrito. Un sistema mayoritario, con circunscripciones nominales daría la oportunidad de que la población conociese a quien posteriormente le pueda reclamar promesas incumplidas. Obligatoriamente un sistema mayoritario tiene que ir a dos vueltas para un reparto ajustado de los votos. Sin embargo, al ser el sistema mayoritario deja de la lado a los partidos medianos y pequeños, con lo que no refleja el principio democrático de una persona un voto y su reflejo en la composición de un parlamento o un ayuntamiento.

En Italia mezclaron el sistema mayoritario  en la elección de representantes con un sistema proporcional puro, de forma que las imperfecciones del sistema mayoritario se compensasen con la atribución de diputados o concejales distribuidos sin distrito, pero que obedecía a la necesidad de la proporcionalidad.

En otros países como Alemania, o algunos nórdicos, el sistema es proporcional, pero en lugar de los sitios,  se pueden confeccionar las listas, es decir son abiertas y no cerradas.

La clave de una mejor gobernanza esta en acercar a los representantes a quienes los eligen, y las listas abiertas, y una representación mayoritaria unanominal, corregida posteriormente para mantener el sistema proporcional de representación podría ser una posibilidad. Pero no la única, la necesidad de primarias en todos los partidos es otra necesidad demandada en las encuestas, así como el establecimiento de compromisos con los electores y el establecimiento de formas de actuar si estos no se cumplen. Las consultas públicas para el establecimiento de normativas como hacen habitualmente en países nórdicos, Suiza o la propia USA, es también una forma de mejorar el anquilosado sistema actual.

La limitación a ocho años en puestos de responsabilidad política, dos legislaturas, es otra de las cuestiones a menudo planteadas.

Finalmente, la elección de ciertos responsables políticos y técnicos debería ser realizada con la aprobación de los órganos legislativos, ya sea a nivel de parlamento o de ayuntamiento, de forma que las personas que vayan a ocupar determinados puestos estén capacitados para ello de acuerdo a su currículum, y de las propuestas que presente ante los órganos de representación política. También es una práctica habitual en algunos países, también de nuevo USA.

Se adjuntan enlaces y PDF con los artículos citados en la presente noticia:

Pulso de España 2014 (I) Una ciudadanía abatida que reclama una explicación sobre la crisis. José Juan Toharia. 16 agost0 2014. El País. Leer más

Pulso de España (II). Los pilares de la sociedad aguantan. José Juan Tahoria. 23 agost 2015. El País. Leer más