Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cohesión social: la desmemoria de la economía, de Durao Barroso al IRPF. La sociedad del aprendizaje

OMAU - Málaga

Noticias

Gráfico. Gasto Consumo en los hogares
Gráfico. Tramos del IRPF

Cohesión social: la desmemoria de la economía, de Durao Barroso al IRPF. La sociedad del aprendizaje

La cohesión social seis años después del inicio de la recesión económica se ha degradado sustancialmente, al tiempo que nos ha situado a niveles económicos de hace 20 años. Vargas Llosa señala que la falta de transparencia y de vitalidad de la democracias conduce a los jóvenes a la indiferencia y al desprecio por lo social y lo político: “esta realidad democrática no solo no es el paraíso, sino que puede llegar a ser el infierno”.

A través de la hemeroteca de los últimos años de artículos de prensa y libros académicos de los que el eOMAU se ha hecho reflejo, parecía medianamente aceptado que la falta de intervención del Banco de España en atajar las burbujas financiera e inmobiliaria contribuyó de manera decisiva, junto con la inoperancia de los gobiernos de la época y otros factores convergentes, a la situación de crisis. Algo que Durao Barroso ha vuelto a señalar en la Menéndez Pelayo. Lo que hubiese sido un comentario por todos conocido, ha servido para unificar criterios en santa alianza de la desmemoria bancaria que no pueden entender el estado de animo de los millones de perjudicados que un sistema económico caduco ha producido. Tampoco ya nadie parece recordar que en 2011 los tipos impositivos eran menores que los que se van a aplicar en 2015 y 2016, y que la reducción de tramos tiene unos beneficiarios muy evidentes.

Angel Laborda nos muestra las consecuencias de la recesión en el consumo de los hogares de acuerdo con los datos del INE 2007-2013. Datos fríos que muestran la profundidad y la escala de la crisis donde nos encontramos.

Afortunadamente Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, y quien ya dejó claro su opinión sobre las actuaciones del Banco de España, nos muestra un amable articulo sobre la sociedad del aprendizaje, donde no solo la acumulación de capital, si no el incremento de la productividad derivada de las innovaciones es la causa principal de bienestar que hemos conocido en los últimos 150 años, tal como señalaba Robert Solow a principios de los años sesenta. Señala Stiglitz para sorpresa de incrédulos de la “economía de mercado”, que la rentabilidad de los proyectos públicos de investigación es más alta que la de los privados de acuerdo con los últimos estudios realizados en USA. Ciertamente hace ya tiempo Joseph Schumpeter sostenía que la principal virtud de la economía de mercado era su capacidad de innovar.

Se adjuntan en PDF artículos completos al respecto publicados en los medios de comunicación