Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Notas para unas memorias que nunca escribiré. Juan Marsé. Lumen. 2021

OMAU - Málaga

Cultura


Notas para unas memorias que nunca escribiré. Juan Marsé. Lumen. 2021

Sorprende inicialmente este libro de notas y apuntes del escritor recientemente fallecido, y se podría pensar que como a veces sucede se aprovecha la muerte de un escritor o un músico para publicar material de relleno. Pero no es aquí el caso, ya que Marsé estuvo repasando el cuaderno de notas que diariamente se impuso escribir durante 2004 y principios de 2005, así como otras notas con fechas posteriores, con la intención de publicarlo, como finalmente ha ocurrido.

Por tanto el libro es un compendio de notas en forma de diario que no aportan nada desde el punto de vista literario, pero mucho para conocer la personalidad del escritor catalán, de sus resquemores respecto a la edad que tiene en esa época, 71 años, y los problemas y achaques que padece. Su vida transcurre entre su piso de Barcelona y su casa de Calafell, con cortas estancias en otras ciudades para presentar ponencias, coloquios o premios literarios.

Posiblemente el mayor atractivo del libro, si es que lo tiene, este en observar su lengua mordaz al describir a innumerables personajes de la política, la prensa o la literatura ante los que no ahorra lindezas de todo tipo que por otra parte ya conocíamos de sus afiladas declaraciones en vida. Veamos algunas: “No hay en estos momentos en este país un periodista más abyecto y miserable que Juan Manuel de Prada -salvo, tal vez, Arcadi Espada”. O “ Casi toda la gente que escribe en el diario El Mundo, empezando por su director, Pedro J. Ramirez, Arcadi Espada, Justino Sinova, Raúl del Pozo, se me antojan lacayos del PP, adictos a la España carca y reaccionaria. Y más de lo mismo en el diario ABC: con Juan Manuel de Prada al frente”.

Sin embargo las citas que realiza a escritores de Málaga en su visita a la ciudad y a Granada son muy amables, tanto para Antonio Jiménez Millán, como para Antonio Soler que le recuerda el guión que entonces escribía para Antonio banderas basado en El camino de los ingleses.

Su espíritu cinéfilo se aprecia en que casi ve una película al día, al anochecer, y realiza comentarios del film visualizado: “1939 es el año de la mejor cosecha cinematográfica de la historia. La diligencia-John Ford. Lo que el viento se llevo-Victor Fleming. Ninotchka-Lubitsch. Beau Geste-William A. Weellman…La Regla del Juego-Jean Renoir”.

En todo caso y aparte de la polémica o el morbo de ver como retrata a muchas personas, el libro es un reflejo de la personalidad del gran escritor que fue y eso es lo que recordaremos.

Literatura