Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

The Americans. Joe Weisberg. DVD. 2013-2018

OMAU - Málaga

Cultura


The Americans. Joe Weisberg. DVD. 2013-2018

Pocas series de televisión aguantan el paso del tiempo y de la memoria, y destacan por la calidad de su composición cinematográfica. Posiblemente The americans sea una de ellas, capaz al mismo tiempo de mantener el atractivo del relato durante 6 temporadas y 75 capítulos.

Creada por el guionista Joe Weisberg y dirigida, como es habitual en las series, por múltiples directores, narra la frenética vida de dos espías de la KGB en la década de los ochenta durante el mandato de Ronald Reagan hasta la firma del tratado de reducción de armas nucleares que firmo con Gorbachov en 1988.

La pareja de espías fueron estrenados desde jóvenes en la unión Soviética, y se trasladan a mediados de los años sesenta a Estados Unidos, viviendo en las afueras de Washington como un matrimonio típico norteamericano con dos hijos adolescentes. Dirigen como tapadera una agencia de viajes, y continuamente se disfrazan para adoptar múltiples personalidades con las que desarrollar su labor de espionaje.

Ciertamente como agentes de la KGB son formidables, sacan continuamente información de empresas norteamericanas o del propio FBI. No tienen ningún tipo de escrúpulos cuando tienen que utilizar el sexo, tanto Elizabeth (Keri Russel) como Philip (Matthews Rhys) para conseguir sus objetivos, o cuando tienen que matar fríamente a alguien. Luego vuelven a casa y cenan amigablemente con sus hijos.

La vida se empieza a complicar cuando se mudan a la casa de enfrente una pareja en la que el hombre, Stan Beeman, trabaja para el FBI. Sin embargo se hace amigos e incluso aprovechan los resquicios de nuevo vecino para espiar directamente en la sede central de del FBI.

La esencia de la serie reside en como se describe las vidas que llevan los distintos personajes desde comportamientos muy humanos. No hay arquetipos, ni los soviéticos son despreciables, ni los norteamericanos amigables. Cada uno hace su trabajo y lleva su vida como puede, a veces con buenos días y otros momentos llenos de problemas.

La atractiva y dinámica protagonista de la serie tiene claro su trabajo profesional y no se cuestiona en ningún momento las instrucciones u ordenes que les da la Central de la KGB, incluso añora, como su pareja, una idílica patria soviética que abandonaron 20 años antes.

La solvencia de su trabajo como espías esta fuera de toda duda, y el FBI o la CIA no quedan muy bien parados por los continuos agujeros de información que les provocan los dos espías. Con el paso del tiempo Philip, en ese sentido más humano con dudas, considera que ya empieza a ser tiempo de volver a Moscú, a diferencia de Elizabeth que no tiene ningún asomo de duda. En todo caso sus hijos adolescentes no saben inicialmente que sus padres son espías soviéticos, y un traslado a la capital rusa seria bastante complicado para ellos.

Incluso en los dos últimos años, Philip deja de trabajar como espía, aunque Elizabeth continua en solitario, y solamente al final de la serie volverán a colaborar, y lo hacen para desobedecer por primera vez una orden de la Central de la KGB que pretendía sabotear el encuentro de Gorbachov y Reagan. Claramente ya se muestran las debilidades del líder ruso en su proceso de apertura política que la vieja gerontocracia soviética quería liquidar.

Es su ultimo trabajo de espías porque al mismo tiempo son descubiertos por el FBI y tienen que huir asumiendo que sus hijos se quedan en Estados Unidos.  Destaca por su humanidad el personaje del vecino Stan del FBI, cuya vida siempre es complicada en los personal con su hijo, con su divorcio, y con su nueva pareja que posiblemente sea una agente soviética como le señalan al final de la serie, pero el decide seguir su vida hacia delante. Una historia más, sea cierta o un bulo, ya no le va a alterar la vida.

Cuando regresan a Moscú Elizabeth y Philip y contemplan de noche la ciudad con nostalgia pero también con extrañeza, no saben que la ruina económica galopante del sistema los va a quebrar en pocos años, y que de sus ruinas nacerá un régimen mucho más desigual que la odiada América, y que los participes de esa transformación serán diferentes personajes del Politburó, tanto como gobernantes, como empresarios multimillonarios que se aprovecharon del saqueo de los recursos de la extinta URSS.

Cine

Etiquetas