Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Henry Grimes Trio. Ayler Records. CD y Flac 44 kHz

OMAU - Málaga

Cultura


Henry Grimes Trio. Ayler Records. CD y Flac 44 kHz

Henry Grimes, fallecido hace unos días, fue una persona cuya vida fue realmente sorprendente. Después de ser uno de los bajistas más prometedores de los años sesenta, su marcha a California no resulto tan positiva como pensaba. Tenia 31 años cuando en el otoño de 1967 desapareció del mundo jazzístico, tuvo que sobrevivir a duras penas haciendo todo tipo de trabajos. Había vendido su contrabajo para sobrevivir y mucha gente pensó que incluso había muerto. En los primeros años 2000 fue identificado por el trabajador social entusiasta del jazz que le prestaba ayuda como indigente y la noticia se catapulto al mundo del Jazz. William Parker le regalo un bajo a finales de 2002 y después de muchos ensayos, ya que llevaba 35 año sin tocar, se fue incorporando a los conciertos y grabaciones. Su maestría volvió a resurgir como muestra el disco que acompaña estas líneas, grabado en 2005 en el festival de Jazz de Kerava, Suecia, donde muestra el sonido del Free-Jazz en todo su esplendor. También es necesario hacer una referencia al disco que grabo en solitario en 2006 “Solo” un disco doble con solo dos temas de una hora cada uno de libre improvisación con su bajo y un violín. Tremendo. O los discos con el guitarrista Marc Ribot, en el que destaca “Spiritual Unity”.

Como señala Scott Yanow en la distribuidora de música Qobuz, Henry Grimes “nació y creció en Filadelfia, estudió violín mientras estaba en la escuela secundaria y también tocó un poco la tuba en la escuela secundaria antes de establecerse permanentemente en el bajo. Grimes se mudó a Nueva York a principios de los años 50, estudió en Juilliard y comenzó a tocar con los principales músicos de jazz. Estuvo de gira con las bandas de Arnett Cobb y Willis Jackson, y pasó un tiempo en Filadelfia, donde trabajó con Bobby Timmons y Lee Morgan. Grimes trabajó con Anita O'Day y Sonny Rollins en 1957 y fue miembro del cuarteto Gerry Mulligan en 1957-1958, durante el período en que Art Farmer estuvo en la banda. Grimes, un bajista muy versátil que podía tocar con cualquiera, realmente se estiró en el Festival de Jazz de Newport en 1958, cuando actuó con bastante capacidad con la gran banda de Benny Goodman, Lee Konitz, Sonny Rollins y Thelonious Monk. Grimes toco temporadas con Lennie Tristano (1958) y Sonny Rollins (de gira por Europa en 1959, justo antes de la jubilación temporal del tenor) y fue muy respetado por los estilistas de todos los campos de jazz. En 1961 se convirtió en un importante contribuyente al free jazz, trabajando con Cecil Taylor de vez en cuando durante 1961-1966, además de tocar regularmente con Perry Robinson (1962), Sonny Rollins (1962-1963), Albert Ayler (1964-1966), y Don Cherry (1965-1966). Grimes lideró una fecha récord (The Call) para ESP en 1965 y, además de los músicos mencionados, grabó con Mose Allison, Chet Baker, Bill Barron, Karl Berger, Gary Burton, Gil Evans, Burton Greene, Coleman Hawkins, Roy Haynes , Steve Lacy, Charles Mingus, Sunny Murray, Jerome Richardson, Annie Ross, Pharoah Sanders, Shirley Scott, Archie Shepp, Billy Taylor, Charles Tyler, McCoy Tyner, Marzette Watts y Frank Wright. (¡No muchos músicos han grabado con Benny Goodman y Albert Ayler!)”

Puede parecer increíble que le “desapareciera” en 1967 para volver después de más de tres décadas y volver a posicionarse como un maestro del jazz. Su vida recuerda el documental “Searching for sugar man” y la propia vida del músico Robert Rodríguez que también despareció a mitad de los setenta después de tener un cierto éxito y volver del ostracismo en 2005.
En 2008 publico un libro de poemas, Signs Along the Road. En su pagina web viene su extensa discografía, fotografías e información diversa e interesante. https://henrygrimes.com

Música