Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Tiempos Recios. Mario Vargas Llosa. Alfaguara. 2019

OMAU - Málaga

Cultura


Tiempos Recios. Mario Vargas Llosa. Alfaguara. 2019

En esta breve reseña se pueden destacar tres cuestiones relevantes del ultimo libro del escritor peruano. La evidencia de que Vargas Llosa juega en otra división es la primera. El libro se puede leer de corrido sin mostrar partes que paralicen la lectura por cansancio o simple aburrimiento. “Tiempos Recios” engancha con sus personajes y con la esplendida descripción que en algunos momentos desarrolla Vargas Llosas de algunos de ellos. Pocos escritores tienen hoy en día esa capacidad de descripción de personajes y situaciones tan ágiles y bellas.
No es posible valorar este libro en relación con otros de su larga relación con la literatura. Esta obra de 2019 esta trabajada con la inteligencia que dan los años, y la sabiduría por internarse en algunas partes del libro en vericuetos de rápidas secuencias paralelas, casi cinematográficas. Aventurarse en variaciones narrativas a estas alturas de la vida no puede dejar de agradecerse, incluso, aunque los resultados no sean quizás los esperados.
El conocimiento de esa época coincidente con la guerra fría, centrado en Guatemala, pero también en otros países centroamericanos, especialmente la republica de Santo Domingo del Trujillo de la “Fiesta del Chivo”- es la tercera cuestión relevante. Apenas conocemos nada de esos países, y menos de su historia.
Aquí Vargas Llosa nos hace un quiebro. En la introducción nos plantea una imagen del libro centrada en la United Fruit y su voluntad férrea de acabar con los primeros gobiernos democráticos de finales de los años cuarenta con la excusa de que pretendían ser satélites de la Unión Soviética.
La fotografía histórica en Guatemala y sus países vecinos es muy evidente, continuos golpes de estado, gobiernos cambiantes, corrupción generalizada, ron y casas de putas, y todo ello controlado por la CIA y el gobierno norteamericano.
Como a través de una mentira bien vendida y manipulada, el falso gobierno comunista de Jacobo Arbenz Guzman, la sociedad puede ser totalmente manipulada por un pequeño e invisible grupo de intereses. Y ello se produce tanto en dictaduras como en sociedades de apariencia democrática.
Sin embargo, esa introducción que parecía iba a ser el hilo conductor del libro, lo deja de ser, o lo es en una segunda línea paralela, cuando Vargas Llosa se centra en sus personajes, que son realmente el aspecto central del libro. La deliciosa Marta Borrero Parra, “niña mala” que tanto le gusta a Vargas Llosa, el hosco y perdedor Carlos Castillo Armas, Cara de Hacha, Johnny Abbes y su amor por las rajas, o los ya conocidos Trujillos, desde el generalísimo puntilloso y elegante hasta el presidente fantasma.
Es a través de los múltiples personajes y sus enrevesadas y para los europeos todavía mágicas historias, donde el libro tiene su centro de gravedad y su interés: las diferentes personalidades humanas, cambiantes, casi siempre tensas y agobiadas que solo se relajan con el alcohol, el sexo o con espacios de poder. Mario Vargas Llosa nos devuelve la literatura en la versión más hermosa.M4

Literatura