Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Bob Dylan. More Blood, More Tracks. Columbia. 24 bit/96 kHz, 6,1 Gb. 2018

OMAU - Málaga

Cultura


Bob Dylan. More Blood, More Tracks. Columbia. 24 bit/96 kHz, 6,1 Gb. 2018

Bob Dylan sigue editando del inmenso fondo de archivos que debe tener almacenados Columbia una nueva entrega de Bootleg Series, la número 14 que hace referencia. Alas grabaciones de Blood on the Tracks en 1974. No se trata de una grabación cualquiera ya que posiblemente “Blood on the Tracks” es el último gran disco de Dylan, a la altura de “Highway 61 Revisited” o “Blonde on Blonde”.

En las 87 tomas que tienen los seis discos del formato CD se puede seguir el proceso de creación del conjunto de 15 canciones, de las que finalmente se publicarían 10, y como la maduración de los temas pasa por diversos momentos. Ya hizo algo parecido en “The Cutting Edge” durante las grabaciones de 1965-66 en el que se reproducen 20 tomas de la evolución de “Like a Rolling Stone”

En el CD 1 Dylan toca solo con la guitarra acústica y la armónica tal como si hiciese una maqueta, o mostrando a los músicos la estructura básica de las canciones, ya muy elaboradas. La temática de las canciones directamente influenciada de su ruptura con Sara Lowns es muy desnuda, la forma de cantar, las matizaciones que realiza en palabras o frases muestran una persona desgarrada y agobiada como un ser humano cualquiera, una forma de marcar distancias hacia posibles mitificaciones, y que muestra al cantante tal como fue en esa época. Es la primera vez en 10 años que toca solo en una grabación y muestra como ha cuidado la composición de los temas, esmerándose en las transiciones con la guitarra o en el acompañamiento con la armónica.

El conjunto de temas se reproducen tal como fueron grabados sin la producción posterior que tuvo “Blood on the Tracks” y realmente se nota en su crudeza como evolucionan las canciones. En “You’re a Big Girl Now” la toma 1 es muy emotiva, el sonido gutural es hummm, hummm, en lugar del oh, oh que aparece en la letra y donde se le va dando forma en la toma 2 remake. Se escuchan las instrucciones de Dylan al grupo de músicos corrigiéndoles los tiempos, “la batería va un segundo detrás” le señala al baterista.

En “Idiot Wind” el órgano se va introduciendo en la toma 4 renewal, después de varias tomas acústicas, y que luego en Minneapolis tendría una aportación más contundente.

“You’re gonna make me lonesome ehen you go” es la canción que tiene más tomas, es la más parecida al lenguaje de “Blonde on Blonde” en el tono de voz y musicalmente, aunque finalmente opta por grabarla solo con el acompañamiento del bajo, como casi todas las que recupera de New York.

“Simple twist of fate”, uno de los temas más habituales en directo, nunca sonó de forma más brillante y dolorosa que en las tomas iniciales, de forma similar como la cantaría en la gira posterior de 1975 la “Rolling thunder revue” que ya fue publicada en el volumen 5 de los Bootleg, y relatada por Sam Shepard.

El tiempo es como un avión
Pasa muy rápido
Oh, que lastima
Si todo lo que hemos compartido no puede durar
Puedo cambiar, lo juro
Hummm, Hummm
Mira lo que puedes hacer
Si yo puedo lógralo
Tu también puedes
…….

Un cambio en el tiempo
Se sabe que puede ser brusco
Pero que sentido tiene cambiar
De caballo en medio de la corriente
Estoy perdiendo la razón
Hummm, hummm
Con un dolor que va y viene
Como un sacacorchos en mi corazón
Desde que estamos separados

   (fragmentos de You’re a Big Girl Now, traducción propia)


Durante los 4 días de septiembre de 1974 que estuvo grabando se acompaño por Eric Weissberg y su banda Deliverance. Las tomas del CD 2 muestran su colaboración que no debió gustar a Dylan que solo mantuvo en el disco oficial un tema de los grabados "Meet Me in the Morning" en el que destaca la steel guitar de Buddy Cage.

En los siguientes CDs solo cuenta con el apoyo al bajo de Tony Brown, y en algún tema del organista Paul Griffin, veterano acompañante de Dylan en los sesenta. El disco va tomando forma con versiones muy acústicas de “Idiot Wind” o “Lily, Rosemary and the Jack of Hearts”.

Sin preocuparse demasiado por la producción o el acabado el disco parecía estar listo para editarse a final de 1974, cuando Dylan se volvió a replantear la estructura musical del disco. Ya en diciembre y cerca de su casa natal pidió a su hermano David que le buscara un grupo local, y en dos días reviso el disco en Minneapolis dándole un contenido más eléctrico a cinco temas, entre ellos “Idiot Wind” o “Lily, Rosemary and the Jack of Hearts”, “You’re a Big Girl Now”, “Tangled Up in Blue” y “If You See Her, Say Hello” (años después el guitarra de aquel grupo, Kevin Odergard seria el coautor de un libro “Making Blood on the Tracks”).

Quizá “Blood on the Tracks” visto con la perspectiva que dan los años es el final de una época. Después del accidente de moto en julio de 1966 que corto el torbellino de la época de “Blonde on Blonde” y desde su retiro a Woodstock apenas había aparecido tres veces en directo en los siguientes 8 años, el concierto homenaje a Woody Guthrie, en la isla de Wight, y en Bangla Desh. En otoño de 1973 e invierno de 1974 estuvo de nuevo de gira con The Band, recogida en el brutal “Before the Flood”, y durante el verano toco en diversos conciertos con Neil Young o los propios músicos de The Band, época en la que debió iniciar la composición de los nuevos temas.

La vida campestre con sus hijos pequeños había terminado, y posiblemente una nueva época apareció en el horizonte. Ya nunca volvería a tocar con The  Band si exceptuamos el concierto de despedida “Last Waltz” filmado por Martin Scorsese en 1976, y ya seria habitual estar en gira continua (desde 1989 hasta ahora en la llamada gira interminable). Esta emotiva y magistral grabación junto a la nueva presentación del Doble Blanco de Beatles en su 50 aniversario vuelve la atención a los años más brillantes de la música popular, que son algo más que nostalgia en un lejano recuerdo.

Música