Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El rey recibe. Eduardo Mendoza. Ebook. Seis Barral. 2018

OMAU - Málaga

Cultura


El rey recibe. Eduardo Mendoza. Ebook. Seis Barral. 2018

Había bastantes expectativas en la nueva novela, en realidad la primera parte de tres del consumado escéptico que se inició con la Verdad sobre el caso Savolta. El comienzo de los recuerdos de Rufo Batalla a finales de los sesenta es lo más divertido y disparatado del libro. Recuerda al loco protagonista del Misterio de la Cripta Embrujada, aunque en este caso se trata de un universitario de clase media y no de un lumpen descerebrado, aunque también tiene sensaciones de su ultimo libro el Secreto de la Modelo Extraviada. El aspecto de pillo sobreviviente se transforma en un joven que arrastra maneras de ser un pringado que refleja  claramente ingenuidad en su rostro a lo largo de los años. El comienzo en Formentor y sus aventuras con el rey sin trono y su prometida es ameno e hilarante, pero conforme seguimos la vida insulsa de Batalla en la España profunda de la dictadura, en el ‘paraíso’ socialista de la RDA y Checoslovaquia o en una Nueva York especialmente gris y violenta, el relato va perdiendo interés, con largas elipsis como la de la republica de Livonia carente de interés y que rompe el ritmo del relato. Que el este de Europa era un horror ciertamente lo conoció la gente demasiado tarde, y aún en los setenta la vieja izquierda procuraba correr un tupido velo sobre esa macabra sociedad, que tampoco acabo mucho mejor en los noventa con la entrada del capitalismo salvaje. Pero eso ya lo sabemos, bien por haberlo visto personalmente o por haber leído la gran cantidad de libros que se han editado en los últimos años desde Vasili Grossman, Evgenia Ginzburg o el colosal Postguerra de Tony Judt. Por ello los recuerdos de Rufo Batalla, coetáneo del propio Mendoza son redundantes y carecen de originalidad  y hemos de agradecer al falso príncipe Tukuudo ( no se considera a si mismo rey hasta que no recupere su trono) y su deliciosa consorte que lo involucren en divertidas aventuras. Curiosamente el acido gato Fritz icono underground de los años sesenta protagoniza la portada del libro, algo totalmente alejado del aburrido protagonista alérgico a los desmadres roqueros y psicotrópicos de aquella época. Entrevista con Eduardo Mendoza en El PAIS Semanal y Articulo sobre el Rey recibe en Babelia.

Literatura