Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Omega. Enrique Morente & Lagartija Nick. CD y DVD

OMAU - Málaga

Cultura


Omega. Enrique Morente & Lagartija Nick. CD y DVD

La reedición 20 años después del disco Omega, objeto de culto en la actualidad, tiene su lado más interesante en el film que lo acompaña, rodado en la actualidad con una mirada hacia el proceso de creación de la grabación.

De los carteles iniciales de los primeros conciertos que, con pocas canciones conjuntas, realizaban en 1995 Lagartija Nick y Enrique Morente, en los que el nombre del grupo era igual al del cantaor (después de que este les protestara porque aparecía como invitado y con letras más pequeñas), hasta la complicada edición del disco, donde La tipografía de Morente se impone claramente a la del grupo granadino, se produjeron cambios importantes, que se podían conocer en mayor medida, pero que la película desvela claramente.

De los ensayos y actuaciones iniciales, con solo algunos temas, el sonido rock de Lagartija Nick era la referencia básica, situación que se transmuta en el disco, que es claramente más flamenco que rock, después de que a las grabaciones originales de Granada, que fueron editadas en Madrid, se les cambiara sensiblemente el concepto original, y entrarán a participar músicos habituales del flamenco como Tomatito, Montoyita o Vicente Amigo.

Con todo, el disco mantiene sus hechuras de sonido mixto gracias a la defensa que finalmente realizó el propio Morente para conservar los rasgos de Lagartija Nick, cuya colaboración en algunos temas es prácticamente nula. En Ciudad sin Sueño o Manhattan es posiblemente donde mejor se aprecia el sonido fusionado.

En el film quedan claros esos desencuentros, principalmente con el productor Borja Casani, así como los resquemores que en el mundo flamenco ocasionaba esta colaboración que ofrecía dudas al propio Morente.

Pasados los años, los éxitos de ventas y la reputación positiva que generó el disco y las giras posteriores, casi nadie quiere recordar las dificultades o las críticas agrias que se llevó el disco por aquellos años.

Sin embargo, hay que agradecer el espíritu emprendedor del cantaor granadino que, antes de las grabaciones de Omega, ya había tocado en directo con Lagartija en escenarios habituales de rock en Granada, y que tuvo la enorme valentía de llevárselos a teatro Principal de Madrid para tocar algunas canciones juntas, en un ambiente totalmente flamenco.

Las reacciones de algunos amantes del purismo flamenco se podrían comparar con la aparición eléctrica de Bob Dylan en el festival de Newport en 1965, y los gritos de Judas que le acompañarían hasta el célebre concierto de Manchester meses después.

Morente asumió los riesgos y abrió un espacio musical que hoy en día está plenamente asumido. Sin embargo, los conciertos posteriores al disco no fueron fáciles, ya que el sonido más clásico o más flamenco sin instrumentación eléctrica, no era fácil reproducirlo en directo con la banda de rock, por lo que fueron necesarias varias actuaciones para engrasar la máquina que en 2003 llego a Nueva York, símbolo del final del experimento con el reencuentro con Leonard Cohen y el Federico García Lorca de Poeta en NY.

El carácter afable y abierto de Morente inunda la película, al igual que las maneras entrañablemente familiares que rodean sus grabaciones y sus conciertos, donde siempre está presente la familia del cantaor codo con codo con Lagartija Nick. Lo mejor de su divertida colaboración. De Granada y Armilla a Nueva York, pasando por el FIB de Benicassim en 2008. Un proceso realmente seductor. Mann.