Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El Día D, la Batalla de Normandía. Anthony Beevor. Critica. Barcelona. 2009

OMAU - Málaga

Cultura


El dia de la batalla de normandia

El Día D, la Batalla de Normandía. Anthony Beevor. Critica. Barcelona. 2009

En estos días que se cumple el 70 aniversario de la invasión de Polonia por la Alemania nazi y por tanto el comienzo de la guerra más devastadora que ha conocido el hombre, se multiplican las ofertas periodísticas, literarias o cinematográficas sobre la segunda guerra mundial. Beevor conocido autor de libros de historia como Stanlingrado, Berlín, la caída, o La guerra civil española, hace una descripción del desembarco de Normandia y los tres meses siguientes que terminaron con la derrota alemana en Falaise y las puertas abiertas hacia París, de una manera muy abierta y documentada. No solamente describe las operaciones militares de manera clara, sino que a través de cientos de recuerdos de los soldados alemanes, británicos, americanos o de la población francesa, humaniza en lo posible las terribles sensaciones que produce la guerra. Son particularmente descriptivas las primeras horas en Omaha beach (Vierville sur mer), donde se produjeron bajas americanas tan importantes, que Bradley estuvo a punto de reembarcar las tropas o dirigirlas a la playa británica vecina de Gold. También las brutales bajas que tuvo la población civil francesa por los efectos “colaterales”, bajas mucho mayores que las propias aliadas y que como en el caso de Caen supuso la destrucción total de la ciudad, sin que los alemanes se vieran apenas afectados. Es muy interesante la visión de los políticos y militares que realiza Beevor. Roosveelt es claramente el político decisorio en el bando aliado, pero siempre dejo las decisiones militares en manos de Eisenhower del que valora su talante para compaginar las contrapuestas opiniones de diferentes generales americanos o británicos permanentemente enfrentados. Especial valoración se la lleva Montgomery, perfecto egocéntrico, del que el comandante americano llego a decir acabada la guerra que era un psicópata. Churchill, primer ministro británico es valorado más como un pesado que se quiere inmiscuir en los temas militares que como el político global que podíamos pensar. En más de una ocasión Eisenhower tuvo que ser respaldado por su presidente para esquivar los planes del viejo político rodeado de sus variopintos y enfrentados entre si, militares. En el mando alemán, señala los disparates de Hitler en su afán por controlar el mando militar la mejor ayuda que tuvieron los aliados, y Rommel es bastante bien tratado no solo por su genio militar, de él es la frase del día más largo, en cuyas 24 horas triunfaría o fracasaría el desembarco. El general alemán conocedor de la absoluta superioridad aérea aliada en Africa, veía imposible desplazar las divisiones acorazadas desde el interior a la costa, haciendo hincapié que los tanques estuviesen a pie de playa para realizar una contraofensiva inmediata. Beevor valora la razón que tenia Rommel y cuya estrategia hubiese puesto muy difícil el desembarco. También valora la apuesta personal del alemán con la necesidad de acabar con la guerra y con Hitler, para lo que convirtió su cuartel general de La Roche-Guyon en un “oasis” de la resistencia militar alemana que finalmente le costaría la muerte. Hans Speidel otro de los implicados contra Hitler, jefe del estado mayor de Rommel seria con los años responsable de la OTAN en un ejercito alemán desnazificado. PMC

 

Literatura - Literatura