Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

El Centro de Estudios Hispano Marroquí refuerza su apuesta como punto de encuentro entre ambos países

OMAU - Málaga

Noticias

María del Mar Martín Rojo, en el centro, junto a Julio Andrade y Ruth Sarabia.

El Centro de Estudios Hispano Marroquí refuerza su apuesta como punto de encuentro entre ambos países

<p>Ha registrado más de 50 actividades y 5.000 participantes en su primer año de funcionamiento</p>

 El Centro de Estudios Hispano-Marroquí (CEHM), tras cumplir su primer año de funcionamiento, presenta una ambiciosa programación para el primer cuatrimestre 2013, basada en los tres pilares de esta entidad municipal: el intercambio de experiencias y gestión municipal, la potenciación de la participación ciudadana y la difusión las culturas españolas y marroquíes. Se trabaja con políticos, técnicos y e integrantes la sociedad civil de ambos países.

En el ámbito cultural están programadas 5 exposiciones. Comienza el año  con dos muestras en torno al Arte Berberisco y Aeropostal, la compañía de servicio postal de los inicios del siglo XX entre Paris y Buenos Aires, que recorría la geografía española y marroquí, y que está ligada a la figura mítica de Saint-Exupéry.

Posteriormente, podrán visitarse las exposiciones temáticas sobre “Oficios Tradicionales y Artes Decorativas en las Culturas Hispanomarroquíes” y  “Artes Mayores en las Culturas Hispanomarroquíes”; además de una retrospectiva sobre la historia del edificio del CEHM y los trabajos de arqueología del CEHM y la Málaga Musulmana. Las  muestras se programan junto a ciclos de conferencias sobre las temáticas expuestas.

El Ateneo de Málaga acaba de inaugurar un programa de visitas instituciones al Centro con la  mesa redonda “Reflexiones y experiencias sobre cooperación Cultural transfronteriza España-Marrruecos”. La próxima semana se inicia el ciclo de visitas de los colegios malagueños, que se acercan al CEHM para conocer y profundizar en las relaciones y culturas de ambos países.

Los otros dos ejes del CEHM, el intercambio de experiencias y gestión municipal y la potenciación de la participación ciudadana, se alcanzan con la realización de talleres especializados sobre educación cívica, participación ciudadana e integración de la población inmigrante; jornadas formativas de mejora de las herramientas de la de gestión municipal en la que participan técnicos municipales marroquíes; y encuentros de investigadores en temas transfronterizos.

Por último, todos los meses se celebrarán reuniones de coordinación y elaboración de propuestas en Marruecos con cada una de las ciudades socias del programa: Nador, Alhucemas, Tetuán, Chauen, Tánger y Larache. El primer encuentro se realizará a finales del mes de enero en Nador y Alhucemas.

El Centro EHM, dependiente del Área de Seguridad y Relaciones Internacionales, está impulsado por el Ayuntamiento de Málaga y cofinanciado con fondos FEDER, a través del Programa de Cooperación Transfronteriza. Trabaja en colaboración con el Área de Participación Ciudadana y el Servicio de Programas Europeos (OMAU).

A lo largo del año 2012 se han sucedido más de 50 actividades promovidas por el CEHM, en las que han participado cerca de 5.000 personas. Cursos, exposiciones, conferencias y encuentros transfronterizos lo han habilitado como una plataforma estable de capacitación municipal entre España y Marruecos para la mejora de las administraciones locales, la potenciación de la participación ciudadana y la promoción de la cultura delos dos países.

Cabe destacar, la primera exposición que con el título “Historia del edificio, arqueología y Málaga musulmana”, presentó los trabajos arqueológicos realizados durante las obras de rehabilitación del edificio junto a la historia de la Málaga musulmana.  Le han seguido otras exposiciones como “Carpeta de Arte España-Marruecos”, “Fotografías en el Protectorado””, “Truchimaches” (sobre los intérpretes de árabe en el Protectorado), “Arte Berberisco” y “El legado Latécoère”; algunas de ellas que permanecen abiertas en el año 2012.

Cursos especializados sobre cooperación España-Marruecos y gestión municipal, Ciclo de Cine Transfronterizo, I Encuentro de Investigadores en Temas Transfronterizos, y una larga nómina de conferencias y encuentros han completado la especializada programación del Centro EHM del pasado año 2012.

La sede del CEHM. Su historia

La sede del Centro de Estudios Hispano Marroquíes está situada haciendo esquina con dos calles: Muro de San Julián y Puerta de Buenaventura. La edificación, originaria del siglo XVIII, con una tipología típica de esta época, se articula alrededor de un patio central, alrededor del cual se disponen las diversas dependencias. La fachada original fue modificada a principios del siglo pasado. La superficie construida total es de 460 m2.

El edificio, de tres plantas de altura, se construyó parcialmente sobre la muralla musulmana. Por esta razón, parte de la planta baja está levantada aproximadamente 1,20 m. sobre el nivel de la calle. Dentro del volumen de la casa queda un fragmento de esta muralla, que formaba parte de una de las puertas de la ciudad, la Puerta de Buenaventura, la antigua Bab-el-Jawja de la medina musulmana.

El patio es la pieza central de la composición del edificio. Se accede directamente desde el zaguán y distribuye las circulaciones. En la planta baja, además de la recepción, la sala que alberga la muralla se dedica a exposiciones. En la planta primera se sitúa una sala de reuniones, la biblioteca y otra sala de exposiciones en la que está la muralla. En la planta segunda están los despachos de dirección, una sala de formación y una sala de actos con capacidad para 30 personas.

A partir del siglo XII, con el desarrollo del arrabal de Funtanella surge la necesidad de abrir un vano que lo comunicase con la ciudad. En el mundo musulmán esta puerta se conocerá con el nombre de Bab al Jawja, para los cristianos será la Puerta de Buenaventura, que dará nombre a la calle.

Dicha entrada permanecerá en pie hasta 1879, año en el que se derriba con motivo de la remodelación urbanística que experimentará este sector de la ciudad quedando un sólido macizado a base de mampuestos y argamasa de 4,5 metros de ancho  integrado en el inmueble como testimonio patrimonial de la Málaga musulmana, lo que supone un enriquecimiento estético e histórico tanto del propio edificio como de la zona en que se halla.

Los distintos elementos definitorios de la cerca de Málaga musulmana que hemos venido reseñando, quedan reflejados en la denominación de sus salas de exposiciones que toman el nombre de dos de las puertas de la muralla: Puerta de Buenaventura y Puerta del Río, a modo de paso de grandes esperanzas para este Centro con vocación de lugar de encuentro, tanto de culturas como de relaciones para un futuro mejor.