Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

El planeta infeliz

OMAU - Málaga

Noticias

Planeta Tierra

El planeta infeliz

<p>Los españoles son cada vez menos felices, según el Índice del Planeta Feliz</p>

España figura entre los países cada vez menos felices. Así se recoge  en la tercera oleada del Indice del Planeta Feliz (HPI) difundida por la New Economics Foundation (NEF), y que recogió el diario El Mundo el pasado 14 de junio.  Nuestro país ocupa el número 62 en el ranking mundial, encabezado nuevamente con Costa Rica y con la sorprendente presencia de nueve países latinoamericanos o caribeños en el 'top ten'. En opinión del periodista Carlos Fresneda, la caída de España se debe sobre todo a la bajada de la percepción subjetiva del bienestar a raíz de la crisis. El otro factor de peso es la alta huella ecológica: pese a la ralentización de la economía, nuestro país está deuda ecológica, con un consumo 3,25 veces mayor que su biocapacidad. En la tercera casilla del ranking, determinada la esperanza media de vida, España sigue figurando sin embargo entre los primeros países del mundo (81,4 años).
"En España se ha producido un grave deterioro de la calidad de vida desde que arrancó la crisis", reconoce en las páginas de El Mundo Saamah Abdallahen, analista del Centro de Bienestar del NEF, pionero en la utilización del nuevo indicador de la felicidad desde el 2006. "El paro es sin duda el principal problema. El desempleo crea una gran inseguridad, destruye el capital social e influye tremendamente en la autoestima".
Como contraste, Estados Unidos figura en el puesto 105 de la tabla, arrastrado por su alta huella ecológica (7,2 hectáreas per capita), una de las más altas del mundo, aunque superada por países como Kuwait (9,7) Luxemburgo (10,7) o Qatar (11,7). "Pese a que los norteamericanos puntúan alto en la experiencia subjetiva del bienestar, lo cierto es que su esperanza media de vida (78,5 años) sigue estando por debajo de la de Cuba y de la mayoría de los países occidentales", asegura Abdallah.