Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Metro Málaga, chapter 23

OMAU - Málaga

Noticias

Bordeaux 2011

Metro Málaga, chapter 23

En el seguimiento de las principales aportaciones que se hacen en la prensa sobre las andanzas de Metro Málaga, incorporamos la publicada en Málaga hoy y escrita por José Asenjo, que fue Delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, y hasta hace unos meses responsable por parte de la Junta de Andalucía del desarrollo del Plan Turístico en la Ciudad Antigua.

Con Asenjo es difícil estar en desacuerdo, y compartimos la mayor parte de su texto, pero no la visión del trazado último del Metro a su paso por la Ciudad Antigua. Repitamos algunas de las cuestiones ya recogidas en eOMAU:

  • El sentido lineal del trazado de Málaga junto al Guadalmedina, acota el espacio entre el Centro Histórico y el Puerto. La comunicación solo se realiza a través de dos ejes, Alameda-Parque y Heredia-Paseo de los Curas. No hay otro espacio disponible a diferencia de Burdeos, Copenhague, Sevilla o Granada.
  • La desviación del trafico que se puede realizar en estas ciudades no es posible realizarlo en Málaga sin una penalización importante al trafico privado. Ni siquiera otra ciudad lineal como Marsella, pero con más posibilidades espaciales que Málaga, ha podido enfrentarse con éxito a este problema. Aunque el nuevo Metro de la ciudad francesa llega al centro de la ciudad soterrado, la peatonización del entorno del Vieux Port y la reducción de las secciones viarias ha creado colapsos de trafico diarios insufribles. Se pueden ver sin problemas al tiempo que se visita Marsella como Capital Cultural Europea de 2013.
  • En la estrategia de recuperación integral del Centro Histórico (Ciudad Antigua, Arrabales y Ensanche Heredia) se contempla la recuperación de la Alameda con la simbología de Salón que conoció a principios del Siglo XX. El problema, como conoce el Plan de Movilidad Sostenible, es como mantener el equilibrio al eliminar uno de los dos corredores que unen Málaga con el Litoral Este.
  • Los datos de pasos de vehículos en ambos sentidos de la Alameda eran muy elevados en el estudio de Movilidad que se hizo para la Agenda 21 en 2007. Tal volumen de trafico es imposible de asumirlo por el corredor de la Alameda de Colón. Además la recuperación y transformación del barrio cultural que llamamos Soho, no puede permitir una autopista urbana en su principal eje, cuando estamos semipeatonalizando Tomas Heredia o Casas de Campo.
  • La crisis económica ha rebajado el trafico en la ciudad un 24% desde 2007, y aun así el volumen de trafico es muy grande. Sin datos actuales de referencia, obtenidos con técnicas contrastadas y niveles de confianza estadística suficientes no es posible conocer con exactitud el trafico actual. No es lo mismo medir un sábado por la tarde o un domingo por la noche que un martes a las 14.00 horas.
  • Con motivo de la Revisión y Actualización de la Agenda 21 vamos a realizar un nuevo estudio de Movilidad para toda la ciudad. Las mediciones se van a demorar varios meses ya que el punto álgido, ya entrado el verano, no se produce hasta octubre y noviembre, cuando la actividad ciudadana es mayor, y se incorpora toda la docencia, la de los colegios y la Universitaria.
  • El Metro de Málaga, Metro Ligero, podía haber ido en superficie en una gran parte de su recorrido con una mayor compatibilidad urbanística que en la Alameda. Los costes, ya desmesurados de la obra, no pueden ser una excusa para sacrificar un Modelo de Ciudad por una experiencia más propia del Delirio ajeno a la Realidad. Pero ello ya lleva siendo habitual en este País desde hace años con AVES vacíos, aeropuertos sin aviones, o infraestructuras millonarias abandonadas.
  • Si las circunstancias no lo permiten en estos momentos, el Metro debería quedarse a la altura del Corte Ingles. En realidad en la polémica prevalece el factor económico sobre el factor de sostenibilidad urbana. Que se quede donde esta ahora o que llegue a la Plaza de la Marina solo supone aumentar unas perdidas de explotación que van a ser desmesuradas anualmente. Porque el Metro de Málaga no tenia razón de ser más que en las cabezas que han sustituido la Realidad por el Delirio.
  • El porcentaje de personas que cogen habitualmente los autobuses de la EMT no llega al 10%, a diferencia de Barcelona o Madrid que suponen el 30%. Sin embargo las personas que van andando habitualmente son el 35%, cifra similar a Barcelona y a otras ciudades mediterráneas con un nivel importante de compacidad y complejidad urbana.  Metro Málaga solo ganara como mucho un 2% a la modalidad del transporte publico, y posiblemente en gran parte a costa de la EMT.
  • La propuesta de un Metro para Málaga nunca estuvo razonada, y el sobre coste la ha convertido en una fosa financiera de difícil solución. Pero nunca debe ser una excusa para que los platos rotos los page la Ciudad y los Ciudadanos. La estructura urbana de Málaga tantas veces golpeada y el sentido colectivo que supone la idea de Gobernanza y participación ciudadana.

 

Para acceder al artículo de José Asenjo Metro. Tiempo muerto. Málaga hoy. 23 junio 2013. Pinche aquí.